Shabby chic o el estilo de lo cuidadosamente descuidado

By septiembre 6, 2019 octubre 8th, 2019 Decoración, Diseño, Interiorismo

Delicadeza, textiles y detalles ornamentales son los imperdibles del estilo para los que buscan el confort con estilo.

Por: Gabriela Estrada.

Foto: Getty Images.

Si las tendencias tuvieran olores, esta desprendería una esencia a vainilla debido a las altas dosis de calidez que emite. El shabby chic es una oda a la atemporalidad, la comodidad y a la resignificación de los espacios y los objetos, a través de la fusión entre textiles múltiples, detalles arquitectónicos antiguos y colores claros. Se trata de un estilo nostálgico con aires de country francés, apto para los amantes de lo clásico, pero deseosos de una decoración desenfadada con detalles que enamoren a huéspedes y habitantes.

Foto: Getty Images.

Busca una suavidad cromática en tus espacios

La paleta de colores para conseguirlo deberá oscilar entre blancos suaves, grises moderados, rosas pálidos y verdes desteñidos; para ofrecer una sensación de movimiento y revivir el espacio habrá que ser ingenioso para combinar patrones y telas. El objetivo de mantener el color al margen es convertir en protagonistas a los detalles.

Utiliza a tu favor los detalles delicados y los materiales cálidos

Una vez más, todo está en las telas, juega con las texturas en cojines, mantas, tapetes y ornamentos, apuesta por tejidos de ganchillo, lino y encaje, así como por superficies con acabados antiguos. La combinación de madera desgastada con acabados arquitectónicos lujosos serán tus mejores aliados, incluso laminados con estética antigua. Si estás dudoso del aspecto monocromático del ambiente, puedes añadir prints y tapicería floral, los acentos femeninos son imprescindibles en el shabby chic.

Foto: Getty Images.

¡No olvides los accesorios y los elementos únicos!

Las velas aportarán una estética multisensorial al ambiente, además de que existen diseños increíbles. También, puedes buscar floreros y jarrones de distintos tamaños. Por último – no por ello menos importante – juega con el mobiliario. Atrévete a usar un banco como mesa de buró y píntalo de blanco, resignifica tus piezas. Mezcla muebles antiguos con sofás fluffy de gran formato, aunque sean nuevos los cojines y las mantas le otorgarán la estética vintage.

Ahora que sabes cómo lograr el estilo es la oportunidad perfecta para desempolvar el sótano de tus padres, perderse en bazares de antigüedades y emprender una búsqueda por los cobertores más confortables, o ¿por qué no? Incluso podrías tejer uno.

Leave a Reply