Cómo lograr una fachada cargada de personalidad y estilo

By julio 5, 2019 julio 10th, 2019 Promo AD

Este elemento arquitectónico es la antesala de la experiencia sensorial que oculta un hogar. Te damos las claves para lograr una acorde a tu personalidad.

 

En la arquitectura y el diseño de interiores todo elemento tiene un impacto que se traduce en la creación del ambiente ideal. Una fachada es primordial, pues se convierte en una invitación y antesala de lo que puede encontrarse en el interior de un hogar o un edificio sin importar el estilo o personalidad que este tenga.

Por ello, prestar atención a una fachada resulta primordial para lograr el diseño ideal, pues el color, tamaño, texturas y materiales que la integran influyen en la personalidad del espacio y su diseño interior. Aquí te revelamos las claves a considerar para una fachada acorde a la personalidad de tu espacio.

Una fachada es también parte del diseño

Considera que este elemento es parte integral de la propuesta y aunque esté a la intemperie o no tengas un contacto directo con él, representa la esencia del espacio. No pienses en ella como un aspecto aislado sino como el punto de partida de un viaje sensorial y de diseño, por lo que al desarrollar un espacio se debe considera que una buena fachada es una invitación a adentrarte y conocer lo que hay detrás de los muros.

 

 Exige personalidad

Aunque una fachada va alineada a la propuesta de estilo que impera en el interior, es una clave arquitectónica que reclama atención especial y que debe tener una personalidad propia que se vuelva representativa. Al ser la parte externa del diseño tiene la ventaja de que puedes jugar con elementos que ya forman parte del entorno y hasta la mezcla de materiales para volverla una extensión de tu personalidad. Por ejemplo, si te gustan las plantas o tu interior es verde, es el lugar indicado para explotar los elementos naturales; si eres más minimalista y apelas a un toque industrial, puedes usar materiales como metales para acentuar su carácter.

Luz y color

A diferencia de los interiores, una fachada ofrece la ventaja de poder incorporar elementos como luz y color tanto de forma natural o como un elemento extra. Analiza la forma en que entra la luz natural y los efectos que brinda para incorporarlos en tu narrativa de diseño. En cuanto al color este se puede convertir en el elemento protagónico y sello distintivo. No temas usarlo y dar rienda suelta a tu imaginación para crear las mezclas más inesperadas. Por ejemplo, Comex ofrece la posibilidad de ensalzar el espíritu de un espacio industrial a través de la mezcla de rosas y grises; invitar a un viaje natural con su gama de verdes e incluso integrar tonos vibrantes como el amarillo y naranja.

 

Texturas

La fachada es el puente de conexión entre el exterior y el diseño de interiores. La tecnología y el desarrollo de productos ahora permiten generar texturas únicas que remiten a elementos naturales, materiales crudos e incluso ambientes de temporadas como el verano. Usa tu imaginación para crear las combinaciones más inesperadas capaces de detonar un viaje sensorial.

Calidad suprema

Es inevitable que una fachada se exponga a la condiciones del clima como el sol, el viento y la lluvia. Por ello es de suma importancia pensar en la máxima calidad de los materiales involucrados en su desarrollo que puedan hacer frente a estos retos. Comex en su propuesta 2019 ofrece soluciones idóneas a través de sus productos que incluyen pinturas y barnices desarrollados con tecnología que garantizan mayor durabilidad y que te ayudarán a que tu propuesta de diseño no se vea comprometida. Además, pone a tu alcance sus tendencias con los colores que están vigentes para fachadas y otros espacios.

Leave a Reply